0
0 artículos Entra o registrarse

Usamos cookies. Si continuas, aceptas el uso de cookies. Más información

Acepto

Inicio > Noticias

01 Jun Málaga

Los microplásticos, una amenaza latente que no vemos

Los microplásticos, una amenaza latente que no vemos 

Una de las aristas del trabajo que hacemos en la Asociación Guadalhorce Ecológico es el trabajo de crear conciencia, principalmente sobre el tema del consumo de productos provenientes de la agricultura ecológica versus de aquellos que provienen de la agricultura convencional. 

Sin embargo, hay otros temas de mucha actualidad que van de la mano con está conciencia por mejorar nuestra nutrición y salud. Los microplásticos son uno de esos temas ya que son elementos altamente contaminantes, nocivos tanto para nuestra salud como para el medio ambiente. Son menores a 5 mm así que muchas veces no los vemos. 

En los EcoMercados de Huelin y de Elviria, los días 25 de mayo y 1 de junio respectivamente, compartimos una pequeña charla con los asistentes al mercado sobre este tema. Nos acompañó Beatriz Díaz Garduño, ambientóloga y Doctora en gestión y conservación del mar, especializada en contaminación marina, quien actualmente lidera el proyecto Sin Huella Zero Waste (www.sinhuellazerowaste.com), quien nos contó más sobre estos micros contaminantes. La mejor parte de las charlas estuvo centrada en cómo sustituirlos en nuestras casas.  

Díaz Garduño explicó por qué el plástico se ha convertido en un problema. Es un material resistente que no se degrada o tarda en hacerlo al menos 500 años. Son utilizados para casi todo, como por ejemplo envases, pero también como ingrediente para productos de uso cotidiano. El gran problema radica en que los residuos de este material terminan de una manera u otra en cualquier vertiente de agua y, por tanto, en nuestra cadena alimenticia. Aunque pensemos que comemos sano, podríamos, sin quererlo, consumir  partículas de plástico, es decir derivados de petróleo a los cual es se adhieren otros contaminantes. 

¿Qué hacer al respecto? Modificar nuestros hábitos de consumo para minimizar el uso de productos que contengan plástico.

Por ejemplo: 
  • Comprar en mercados de agricultures de venta directa donde los alimentos no vienen envasados o envueltos en plásticos. 
  • Utilizar frascos de vidrios para guardar los alimentos que se compran a granel. 
  • Evitar el uso de botellas de plástico. Adicional al volumen de residuos que generan, al calentarse desprenden partículas altamente dañinas para nuestra salud. 
  • Preferir el agua de grifo y, para transportarla, utilizar botellas de acero inoxidable.  
  • Sustituir los tradicionales tapper de plásticos por envases de vidrios especiales para congelar o refrigerar. 
  • Minimizar el uso de papel plástico para tapar y guardar alimentos. Es preferible el papel encerado para congelar, que se limpia fácilmente o las bolsas de silicona. 
  • Utilizar esponjas y estropajos de origen natural ya que los industriales son de plásticos y con su uso vamos dejando partículas en el agua y en nuestra casa. 
  • Llevar con nosotros las bolsas de tela para frutas, verduras y pan para no utilizar las plásticas. 
  • Preferir el vinagre, bicarbonato y limón para la limpieza en lugar de productos químicos que vienen en envases de plástico. 

En resumen no se trata de abandonar las comodidades que ha traído consigo la vida moderna, sino de una mayor conciencia sobre el impacto que nuestras decisiones de compra tienen en nuestra salud y en el medio ambiente, apostando siempre por lo más simple y por lo natural. Existen maneras de ir sustituyendo cada producto de plástico, sólo hay que preguntar y querer cambiar.

Volver a Noticias

Volver a Noticias

Productos ecológicos certificados

Medioambientalmente sostenibles

Colaboradores

 




Uso de la Web

Llámenos si tiene alguna duda. Le atenderemos encantados.